Historia y

Elaboración

Elaboración

VENDIMIA

La clave está en la vendimia nocturna, cuando las temperaturas son bajas y no dañan la uva.

FERMENTACIÓN

La fermentación se lleva a cabo, mayoritariamente, en depósitos de acero inoxidable con temperatura controlada, pudiendo realizarse también en barricas de roble.

EMBOTELLADO

A los tres meses el color y el aroma son los adecuados. Es el momento de embotellar.

CRIANZA

Para la crianza de los vinos con sus lías se utilizan barricas de roble

Historia

Edad media

Edad media

Los origenes del vino en la zona se remontan a la Edad Media, las uvas se transportaban a los lagares cercanos.

Reinado Alfonso Vl

Reinado Alfonso Vl

La uva Verdejo llega a España y a través de los Mozárabes que viene a repoblar la cuenca del Duero.

Siglo de Oro

Siglo de Oro

En esta época el vino más afamado de la zona era el Dorado. Que llegó a ser considerado el vino de la corte en la época de los Reyes católicos.

1911

1911

Una Orden Real declara al “Vino de Medina” como un vino especial, similar a los de Jerez y Málaga.

1980

1980

Se crea la Denominación de Origen, siendo la más antigua de Castilla y León.

2008

2008

Desde este año la D.O. Rueda ampara en su Reglamento la elaboración de vinos tintos y rosados en sus diferentes categorias.

Icono_info

Referencias Históricas

  • A finales del siglo XIV se remontan los primeros datos que especulan con la posibilidad de que el vino que se consumía en las tabernas bilbaínas era precedente del actual blanco de rueda.
  • En el siglo XV comienzan a popularizarse los vinos de la zona bajo el apelativo “vinos de Tierra de Medina”.
  • En 1494 aparecen las primeras ordenanzas tendentes a la protección de viñedo del área de Rueda.
  • Isabel la Católica favoreció muy especialmente el vino de la Tierra de Medina y en 1498 dictó unas ordenanzas claramente proteccionistas con el viñedo. Años más tarde, su nieto Carlos V las completaría.
  • El siglo XVI va a ser fundamental en la consolidación del vino de la Tierra de Medina. Gracias al auge que adquieren las ferias de la ciudad de Medina del Campo, el radio de consumo de vino de La Tierra de Medina se amplía cada vez más y el norte de España se erige como consumidor principal. Al ser el vino una materia fácil de transportar se convierte en producto de cambio de importantes transacciones comerciales.
  • En 1564 se hace necesario elaborar una Ordenanza para luchar contra el fraude del vino, surgido como consecuencia del desarrollo acelerado que había tenido con motivo de las ferias y que llevaba a los cosecheros adulteraciones y otras malas artes a fin de garantizar el suministro.
  • A mediados del siglo XVI, las ferias de Medina entran en declive y se hace necesario que en 1626 los miembros de la Corporación de Viñedos impongan unas medidas muy restrictivas y prohíban la entrada de vino nuevo que no perteneciera a los miembros de la Corporación. A raíz de esto una nueva Ordenanza distinguirá entre los buenos vinos de la ciudad de Medina y los corrientes del resto de La Tierra de Medina.
  • A finales del XVI, Medina del Campo y Alaejos comparten fama y comercio vinícola y el “blanco de Medina-Alaejos” se encumbra de tal modo que unas Ordenanzas Municipales obligarán, durante un tiempo a los comerciantes de la Corte de Madrid a comprar el vino de La Tierra de Medina en sólo estos dos municipios.
  • Una Real Provisión de 1634 que obligaba a pedir autorización para plantar viñedos nuevos, sirvió de arma defensiva a los ganaderos, que aferraron a ella para luchar contra el viñedo e ir ganando privilegios.
  • El declive de las ferias y el aumento del comercio con el norte va trasladando la actividad vinícola a poblaciones mejor situadas en la ruta, es por esto que el siglo XVII, La Nava, La Seca y Rueda tomarán el relevo vitivinícola a Medina.
  • En el siglo XVIII supone un nuevo esplendor para el vino de la Vieja Castilla. Le toca el turno al blanco de La Nava, que gozará de une norme auge hasta 1798 en el que las Ordenanzas reflejan el franco retroceso que estaba experimentando el vino de la zona. Mientras tanto, el vino de Rueda sigue una suerte parecida de gloria inicial y retroceso progresivo según el siglo se iba acabando.
  • El avance del viñedo en La Seca fue también de tal magnitud que dio lugar a una Sentencia para tratar de frenarlo y de restituir las tierras a su función original de pastos comunales. Ante la ineficacia de esta medida, se procedió en 1763 a la destrucción de 409 ha de viña en el término municipal; pese a todo, La Seca entró en el siglo XIX en pleno apogeo vitivinícola.
  • El siglo XIX es un período fructífero para el vino de La Nava, La Seca y Rueda. El comercio tradicional con el norte sigue ocupando un primer plano y se comienza a exportar a Francia, Inglaterra y Cuba. La llega del ferrocarril favorecerá enormemente el comercio del vino. Por otra parte el despegue de los viñedos de Castilla la Nueva y Levante mermará la preponderancia de los vinos de La Tierra de Medina y la llegada de la filoxera, en 1884, marcará el final de un largo periodo en la historia de los vinos de Rueda.

El inicio de la DOP Rueda

El primer Reglamento de la DOP «RUEDA» y de su Consejo Regulador fue aprobado mediante Orden del Ministerio de Agricultura, Pesca y Alimentación, de 12 de enero de 1980, siendo la primera Denominación de Origen reconocida en la Comunidad Autónoma de Castilla y León.

Nuevos tiempos

Otro ejemplo de estos “nuevos tiempos” son las elaboraciones especiales con las que los viticultores y bodegueros de la zona buscan sorprender a los consumidores. Estas elaboraciones especiales tratan de aportar un valor añadido a los vinos con el fin de ofrecer al consumidor una amplia gama de vinos donde elegir dependiendo de la ocasión.

Así por ejemplo una de estas elaboraciones es el envejecimiento sobre lías, ya sea en depósito o en barricas. Esta técnica da lugar a vinos más redondos y con más estructura. Cuando se realiza en depósitos, se potencian los aromas secundarios, mientras, con el uso de barricas, se aportan además aromas terciarios.

En los últimos años, algunas bodegas de la D.O. Rueda han instalado en sus instalaciones depósitos ovoides de cemento, los denominados “huevos de hormigón”. Gracias a su forma oval, estas estructuras mantienen las lías en suspensión, aportando complejidad al vino. Complejidad también demuestran los vinos ecológicos de la zona, que conllevan tratamientos muy controlados tanto en el campo como durante el proceso de elaboración.