LOS VINOS DE LA D.O. RUEDA, MÁS FÁCILES DE DISTINGUIR CON SUS NUEVAS CONTRAETIQUETAS

LOS VINOS DE LA D.O. RUEDA, MÁS FÁCILES DE DISTINGUIR CON SUS NUEVAS CONTRAETIQUETAS

La Denominación de Origen reivindica la marca RUEDA y estrena las tirillas en sus nuevas botellas, que ya se pueden encontrar en el mercado.

Cada color es en sí una forma de comunicación muy potente, y no solo ayudan a transmitir mensajes, sino que además son capaces de provocar emociones y perdurar en el tiempo. Por ello, con su cambio de imagen, la D.O. Rueda apuesta por los colores en sus nuevas contraetiquetas, con el objetivo de que estos hablen por sí solos y se conviertan en un idioma universal que traspase fronteras y huyan de convencionalismos.

Así, la palabra RUEDA sustituye a los nombres de las variedades (“Verdejo”, “Sauvignon Blanc”, “Espumoso”, “Dorado”, …), y los tipos de vino pasan a identificarse mediante los diferentes colores. Con un diseño más claro y moderno, ahora será aún más fácil identificarlas. Además, ¡son inimitables!, ya que se ha introducido una estampación especial, diseñada en exclusiva para la D.O. Rueda.

Las contraetiquetas son el sello de identidad que garantiza al consumidor la procedencia y calidad que establece el Consejo Regulador de la D.O. Rueda, y que ya pueden verse en las nuevas botellas que están en el mercado. ¿Quieres conocer los colores que hay detrás de cada botella de la D.O. Rueda?

El Verde metalizado representa el vino “más auténtico” de la D.O. Rueda, elaborado con un 85% mínimo de la variedad Verdejo; de color amarillo pajizo, con gran potencial aromático, elegante en nariz y gran frutuosidad así como un toque amargoso característico de la variedad.
Azul para el vino más delicado e internacional, elaborado con un mínimo del 85% de la variedad Sauvignon Blanc. De gran intensidad aromática y recuerdos a frutas tropicales.
El color gris hace referencia al Espumoso, el vino más burbujeante y especial, que se obtiene según el método tradicional de segunda fermentación en botella y un periodo de crianza en botella no inferior a 9 meses. Posee un gran potencial de frutosidad y delicadeza.
El Naranja representa el vino más fresco y joven, elaborado con un 50% mínimo de la variedad Verdejo. Un vino suave y muy frutal para disfrutar de momentos compartidos.
El color del oro solo podía ser para un vino tan único y diferente como el Dorado. Obtenido por crianza oxidativa, debe permanecer en roble, al menos, los dos últimos años inmediatamente anteriores a su comercialización, lo que aporta un sabor ligeramente tostado por su larga oxidación en madera.